Con Lucía Be

Con Lucía Be

[ Vídeo ] Cris Cantero
[ Fotografía ] Julia Puig

Pero ¿quién es Lucia Be? oía hablar de una chica de labios rojos, guapísima, divertidísima, que hacia unos tocados maravillosos y encima “normalísima”… En este mundo bloguer este es el mejor piropo del mundo.

Después empecé a ver camisetas con mensajes chulísimos, agendas, láminas… y entendí que Lucia Be no solo era una persona sino también una manera de ver y afrontar la vida. Esto lo constaté con su libro “La vida es una verbena”.

Con Lucía Be Con Lucía Be Con Lucía Be

Lucía encontró, seguramente sin proponerselo, aquello que la hace tan especial y decidió compartirlo, seguramente también con el único objetivo de desahogarse y escribir sus anécdotas. Lo que yo creo que pasó es que muchas nos sentimos muy identificadas con ellas y por eso nos partimos de risa leyéndola. Somos las #chicasBE: reimos mucho, nos peleamos con la báscula de vez en cuando, somos más de moño que de melenón, echamos un dancing siempre que podemos, no rechazamos un gintonic y no somos perfectas en ninguna de las facetas de la vida ni falta que nos hace.

Lucía es un chute de energia, una verdad aplastante y una sonrisa constante que se esfuerza en ver siempre el lado positivo de las cosas. La vida es super imperfecta y muchas veces no puedes eligir las cosas que te pasan pero si puedes decidir cómo vivirlas. Esa es para mi la filosofía de Lucia. El “medio lleno, medio lleno”.

Con Lucía Be Con Lucía Be Con Lucía Be Con Lucía Be Con Lucía Be Con Lucía Be

Yo he llegado al mundo de rrss y blogs atropelladamente y gracias a las Cenas Adivina. No tenía ni idea de para que era Instagram, no leía blogs, ni conocía a ninguna bloguera. Todo me llegó de golpe y en poco tiempo descubrí que las que más me gustaban eran “las auténticas”.

Lucía está en el top ten de ese grupo, no en vano el título de nuestra velada con ella fue: “Lucía Be; autenticidad y éxito”.

Ella para mi es un ejemplo de que ser uno mismo es la clave para el éxito. Cuando finges, se nota, y puede que engañes al principio pero luego lo que sube baja… es como cuando ligas con un sujetador de relleno.. enorme!

Con Lucía Be Con Lucía Be Con Lucía Be Con Lucía Be Con Lucía Be

Así que me atreví a proponerle ser mi invitada, sabía que iba a disfrutar de la experiencia y que se llenaría de mujeres con una ilusión tremenda por poder conocerla de cerquita.

Tamara nos preparó una cena riquísima como siempre y los invitados fueron llegando con una sonrisa de oreja a oreja.

Y aparecieron los labios rojos de Lucia y su sonrisa llegó aun antes que ella. Y por poco le da algo cuando se encontró con su amiga Raquel, que había tramado darle una sorpresa viniendo desde Paris para estar con ella en esta cena.

Con Lucía Be

Y, como era de esperar, la Cena Adivina se transformo en una verbena.

Reímos mucho, muchísimo pero también nos emocionamos escuchando su historia y sus experiencias hasta llegar a donde está ahora. Compartió buenísimos consejos y nos aclaró que no hay formulas mágicas para el éxito pero que sin duda, parte de un trabajo enorme por conocernos y saber encontrar qué es lo que nos hace especiales. Después viene el cómo convertirlo en un trabajo que nos llene de satisfacción y ayudé a los demás.

Con Lucía Be Con Lucía Be Con Lucía Be Con Lucía Be Con Lucía Be

No olvidarte nunca de quien eres, de dónde vienes y tener claro quienes son las personas en las que poder apoyarte y disfrutar de la vida.

Emprender, lo hemos comentado muchas veces, no solo requiere de una idea genial sino de saber cómo llevarla a cabo. Tampoco se trata de que todos emprendamos pero si de que todos intentemos sentirnos a gusto con lo que hacemos. Hay muchas maneras de sentirte útil y feliz, casi todas pasan por tener seguridad en uno mismo y atrevernos a comunicar, compartir y demostrar nuestro talento. Eso que nos hace únicos e irrepetibles.

Con Lucía Be Con Lucía Be Con Lucía Be

Lucia nos dejó estos consejos en su blog tras la cena.

  1. Todo el mundo tiene una historia que contar. Pero para descubrirla, hay que parar. Apagar el móvil, escribir en un papel, buscar. Tu historia no está en Instagram, así que deja de actualizar que no te estás perdiendo nada.
  2. Hay que ser fiel a esa historia. Me dio un tiempo por emular cuentas y blogs que consideraba muy cool y la quintaesencia del buen gusto. Lo intenté, hasta que me di cuenta de que sonaba asquerosamente falso. Lo llevo en mi ADN, no soy cool. Una vez asumida esta triste evidencia me puse a verbenear, que es lo mío, y de ahí ha salido todo lo bueno. Lo bueno de lo que es auténtico de verdad. Volvamos a lo de antes: parar. Parar para reconectar con esa historia, parar para repensarle otros capítulos, para añadirle párrafos. Tu historia no está en Instagram, darling.
  3. Piensa diferente, vete más allá. La genial ocurrencia de abrir un blog y montarse un negocio fue válida hace tiempo, luego llegó youtube y también fue una vía en su momento… Pero la vida avanza, y yo sé que eres capaz de darle una vuelta, ¿no? Mezclar ideas con nuevas vías, eso que dicen de los océanos azules…
  4. Localiza lo que se te da bien y poténcialo. Los seres humanos somos más bien limitados y salvo gloriosas excepciones se nos dan bien tres o cuatro cosas. Localízalas.
  5. Sé creativo. La creatividad no está cerrada a una élite elegida. Había en la cena de Silvia una chica que se presentó como una “ingeniera gris”. Ante mi asombro, explicaba: “vamos, que trabajo con excel, no tengo blog y huyo del móvil”. Nena, te lo dije entonces, eres mi héroe. Creatividad no es tener una galería preciosa en instagram, es aprovechar los recursos que tenemos para mejorar nuestra vida. Dedica tiempo a la creatividad, te sorprenderás cuando descubras todo el potencial que tienes dentro.
  6. No esperes la oportunidad, créala. La mentalidad emprendedora no se ciñe a los empresarios. Tiene que ver con crear oportunidades. Si quieres algo, quizás tengas que crearlo. No me mandes un e mail pidiéndome trabajo con un cv de tres páginas, escríbeme contándome en qué me puedes ayudar y por qué me estoy perdiendo la oportunidad de mi vida si no te contrato.
  7. Focaliza: ¿dónde quieres estar dentro de unos años? Hacia allí tienes que orientar tus acciones.
  8. La falta de recursos económicos no es una excusa. Si no los tienes, puedes inventártelos. Hubo un tiempo en que no tenía dinero para contratar la atención al cliente, pero había ciertos mails que me daba un poco de reparo contestar. Así que empecé a contestar mails bajo pseudónimo. Es increíble como aumenta tu poder cuando te metes en el rol de otra persona que trabaja para tu propia compañía. Ese equipo imaginario logró fijar unos precios acordes, negociar, decir que no a propuestas que no me interesaban y que en dos meses pudiera contar con una persona, que esta vez de verdad, contestara los correos.
  9. Todo tiene siempre una cara B. Emprender un negocio es trabajar como una auténtica posesa e incluye una cara B que quema, duele y envejece. ¿De veras estás dispuesto?
  10. Eres una joya, adminístrate. Esto lo escuché en un curso de emprendimiento y es uno de los mejores consejos que me han dado.

Todos ellos me parecen buenísimos y los tengo grabados a fuego.

Gracias Lucía por una noche tan reveladora y disfrutona. Ojalá el mundo se llene de #chicasbe muy muy felices. Nuestras invitadas de esa noche son un ejemplo fantástico.

Con Lucía Be Con Lucía Be Con Lucía Be

Julia gracias especiales por este montón de fotos maravillosas de recuerdos únicos. Y Cris el vídeo ¡me encanta!

Estas dos chicas son jovencísimas y ya conocen, demuestran y comparten su gran talento. Seguidlas de cerca porque esto es solo el principio.. ¡Un hurra por ellas!

Con Lucía Be

Tardé en barrer un ratico pero, ¿qué es una verbena sin confeti?

Silvia

[ Deco ] Sostrene Grene, Ikea y Banak Importa
[ Catering ] Cookita
[ Productos] Organizados, Mission Wraps
[ Bodega ] Valmiñor Ébano

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Echa un vistazo a nuestro calendario y elige tu Cena Adivina. Te esperamos con una sonrisa, una copa de buen vino maridada con comida deliciosa, personas interesantes y un espacio acogedor donde conversar sin prisas. Una oportunidad única de “aprender disfrutando”.

X